Arriba
¿Te parece interesante? compártelo

Esta semana Europa está hablando de energía y de edificios #EUSEW19 #EnergyDays

Semana Energia

Por decimocuarto año consecutivo se celebra la Semana Europea de la Energía Sostenible (EUSEW, EU Sustainable Energy Week), un evento que, por encima de todo, sitúa la energía en el foco de atención de toda Europa durante, al menos, una semana. Este año se celebra del 17 al 21 de junio y alberga diferentes iniciativas.

Desde el martes 18 hasta el jueves 20 está teniendo lugar una conferencia política con un programa que reúne a multitud de expertos europeos para debatir y analizar las políticas que se están llevando a cabo en Europa, y para conocer proyectos e iniciativas que desde diferentes sectores se están llevando a cabo. Y, por supuesto, la edificación estará muy presente. Durante estos tres días hay sesiones centradas en los edificios, desde la perspectiva de la pobreza energética, la descarbonización del parque de edificios, las técnicas que existen para lograr edificios cuya demanda de energía sea mínima, los edificios inteligentes, etc. De igual modo, esta semana se desarrollan los “Energy Days”, con el fin de visibilizar iniciativas que serán llevadas a cabo en todos los países de la UE por parte de instituciones públicas o entidades privadas para promover una transición energética limpia.

Que la Semana Europea de la Energía Sostenible conceda a los edificios la importancia que merecen en torno al futuro de la energía en Europa es algo que celebramos desde la Fundación La Casa que Ahorra. Porque seguimos convencidos de que una transición energética como la que debemos acometer hacia la descarbonización, requiere contar con los edificios como protagonistas de dicha transición. Pero no solo eso, nos equivocaríamos si sólo centráramos esfuerzos en la producción de energía limpia, porque tenemos claro que la eficiencia energética es lo primero por lo que hay que apostar, y que la mejor energía es la que no necesitamos consumir.

 La EUSEW19 facilitará que sea posible debatir, observar la transición energética desde diferentes ámbitos y sectores, ver las opciones de financiación que existen para llevar a cabo dicha transición y conocer los beneficios sociales y ambientales derivados de todas las actuaciones, planes y políticas enmarcadas en la transición. Pero también permite compartir y conocer experiencias llevadas a cabo en otros países, sobre todo, los casos de éxito. Todas las iniciativas registradas en los “Energy Days”, los proyectos premiados o lo que acontezca en la sesiones y conferencias de alto nivel que tienen lugar estos días sirven para compartir, conocer, mejorar y poder replicar los éxitos logrados en otros países.

 La Fundación la Casa que Ahorra es consciente del valor que tiene el conocimiento de experiencias llevadas a cabo con anterioridad, por ello decidimos impulsar el Pasaporte energético. Se trata de una medida que tiene como objetivo hacer viable la financiación de las actuaciones en edificios residenciales, que establece diferentes fases durante un plazo mínimo de cuatro años y que combina fiscalidad y financiación para hacer accesible al propietario la mejora de los edificios. Esta medida se desarrolló gracias al conocimiento de la experiencia llevada a cabo en Bélgica, Alemania o Francia y está en proceso de análisis por parte de los Ministerios de Fomento y de Transición Ecológica.

Durante esta semana nos sumamos a la EUSEW19 y esperamos que la voz que se dé durante estos días a la energía y al papel de nuestros edificios no se quede en una semana al año. Desde la Fundación la Casa que Ahorra seguiremos contribuyendo cada día para que todos los días sean los días de la energía más sostenible que existe, la que no se consume, y al mismo tiempo, que esta filosofía nos dote de edificios que cuiden de nosotros desde el punto de vista del confort, salud y seguridad. Pero no olvidemos una premisa básica, si nos referimos al obsoleto parque existente en nuestro país, para que un edificio cuide de nosotros, deberemos empezar cuidando nosotros de él, y por tanto debemos rehabilitarlo.

La rehabilitación energética de los edificios, además de mejorar calidad de vida, proteger nuestra salud y evitar el despilfarro de energía, proporciona muchos otros beneficios adicionales, entre ellos, beneficios económicos para el conjunto del país. La enorme dependencia energética de España se verá reducida si los edificios, (responsables del 40% del consumo de energía de la UE) reducen su demanda de energía con intervenciones profundas e integrales (en 2017 el 85% del déficit comercial español correspondieron a los más de 19.000 millones de euros gastados en la compra de combustibles fósiles). En segundo lugar, la rehabilitación energética de los edificios genera empleo (diferentes estudios cifran en torno a 19 empleos directos por cada millón de euros invertido) y dinamiza un sector que ha sido y es capaz de impulsar la economía. Y en tercer lugar, aunque podrían añadirse más beneficios, la rehabilitación reduce los costes sanitarios del país al evitar enfermedades, bajas laborales, ingresos hospitalarios y muertes prematuras asociadas al mal estado de nuestra edificación (rehabilitando los edificios de los años 60-80 del siglo pasado, la administración pública podría ahorrarse hasta 370 euros anuales por vivienda asociados a costes sanitarios y laborales).

Comentarios